Seleccionar página

A nadie le gusta el olor a humedad, pero lamentablemente, muchas de nuestras prendas se ven impregnadas y cada vez resulta más difícil deshacernos de esa horrible fragancia.

Las toallas son una de las prendas más proclives a padecer ese problema. El hecho de que estén muy expuestas a la humedad y al agua y que pasen mucho tiempo encerradas en el armario o en el cajón, favorece a que aparezca el olor a humedad en las toallas.

Sea como sea, es posible eliminar el olor a humedad de las toallas de forma casera aplicando unos sencillos trucos con ingredientes que todo el mundo tiene en su hogar. En el siguiente artículo de UnComo cómo quitar el olor a humedad de las toallas te lo explicamos.

Necesitarás:
Instrucciones:
1

La siguiente es una escena que se da en muchísimas casas de todo el mundo, acabas de darte una relajante ducha, con el perfume del champú aún en tu nariz y cuando vas a coger la toalla apenas te seca y, lo peor de todo, notas que huele mal, a humedad.

Lo que poca gente sabe es que con unos sencillos pasos podemos conseguir eliminar el olor a humedad de la toallas, además de hacer que se mantengan siempre suaves, absorbentes y útiles durante mucho más tiempo.

2

Que una toalla haga olor a humedad nada tiene que ver con la calidad de su tejido o sus fibras, sino con la retención de la humedad y la aparición de bacterias en ellas. Así pues, la solución no es comprar toallas más caras o de mejor calidad, sino seguir algunos de los sencillos trucos que te vamos a dar a continuación.

3

Lo que te explicaremos a continuación puede servirte para acabar con dos problemas distintos, por un lado para suavizar toallas antiguas o nuevas cuyas fibras están endurecidas y no absorben todo lo que deberían, por el otro para acabar con el olor a humedad de esas toallas.

El primer paso es diluir una taza de vinagre blanco en un vaso de agua. Después, debes poner las toallas en la lavadora y programarla con un programa de agua caliente. Dentro de la lavadora deberás poner el vaso de agua con vinagre que has preparado con anterioridad y esperar a que la máquina termine de hacer su ciclo de lavado.

4

Una vez terminado el ciclo de la lavadora deberás volver a iniciar el mismo programa de agua caliente, pero ahora, en vez del vinagre deberás añadir el bicarbonato. Debes hacerlo en 2 pasos pues el bicarbonato y el vinagre no se pueden mezclar, si lo haces de este modo el resultado será impecable.

Cuando acabe el programa de la lavadora ya puedes sacar las toallas y asegurarte de que se secan completamente antes de guardarlas en el armario. El olor a humedad ya habrá desaparecido y, si alguna vez vuelve a aparecer, ya sabrás el remedio que debes seguir para acabar con él.

¿Pero cómo puede ser que funcione?

A menudo abusamos de muchos productos químicos que, lejos de mejorar el aspecto y prestaciones de nuestras prendas, lo que hacen es añadirle parches que no solucionan el problema, sino que lo empeoran. En el caso de las toallas, podemos observar que el uso de detergentessuavizantes y otros productos parecidos, lo único que consiguen es dañar las fibras de los tejidos haciendo que no absorban como nos gustaría.

Por su lado el vinagre blanco contiene ácido acético, un elemento muy efectivo a la hora de acabar con las bacterias y de eliminar la humedad impregnada en los tejidos que, además, es capaz de suavizar la ropa. Si a esto le sumamos que la capacidad del bicarbonato de sodio para desinfectar, eliminar la grasa y acabar con los malos olores gracias a la presencia de un potente alcalino, el resultado final es incomparable al de cualquier otro detergente.

6

Ahora que ya has podido eliminar el olor a humedad de las toallas, es necesario que de ahora en adelante sigas unos pequeños pasos para evitar que este problema se reproduzca en un futuro.

Desde UnComo te recomendamos sustituir los suavizantepor vinagre blanco, que además de ser un producto natural, es mucho más efectivo suavizando las fibras de los tejidos sin provocar ninguno de los efectos negativos que producen los químicos.

Te lo recomendamos aún con más insistencia si la toalla es de bebé o de un niño pequeño, que tienen la piel mucho más sensible al tacto y a substancias más potentes.

7

Otro aspecto a tener en cuenta es el uso del detergente. No te decimos que no los uses, lo que si debes hacer es ir con cuidado a la hora de usarlo y limitar las cantidades. Aunque a corto plazo puedan parecerte maravillosos, con el paso del tiempo, lo que hacen es ir acumulándose entre las fibras de la toalla, obstruyendo sus tejidos y provocando ese típicotacto áspero que no absorbe el agua y que puede olor a húmedo.

Un entorno húmedo es la mejor invitación posible para que las bacterias colonicen tus toallas. Si tenemos en cuenta que el olor a húmedad es consecuencia de la presencia de bacterias en esos tejidos, la mejor recomendación que te podemos dar para evitar que ese desagradable olor se reproduzca en el futuro es asegurarte de que la tolla se seque completamente cada vez que la uses.

Mucha gente tiene la costumbre de dejarla colgada en el baño, que seguramente es la zona más húmeda de la casa, cuando la mejor opción sería colgarla al aire libre o en una zona seca por donde pase corriente de aire.

link: http://hogar.uncomo.com/articulo/como-quitar-el-olor-a-humedad-de-las-toallas-44534.html